Alange ofrece una rica y variada oferta gastronómica. Con el transcurso de los siglos las diferentes culturas que poblaron el territorio han contribuido a enriquecer la gastronomía típica de la zona con sabores y aromas propios de otras épocas.

Podemos degustar platos tradicionales de toda Extremadura, las populares migas o la caldereta, ancas de rana, caracoles, revuelto de espárragos trigueros, sin olvidarnos de la ya conocida matanza, que proporciona suculentos platos y embutidos. Mención especial merece la repostería artesanal, alrededor de la cual incluso se organizan exposiciones.