Alange es Naturaleza y Vida

El agua en Alange, es la protagonista indiscutible de su entorno natural, no solamente por ser un lugar pródigo en fuentes, pozos o manantiales de características especiales, sino también por la proximidad del embalse, y los ríos que vierten en él sus aguas.

Las Fuentes. Entre las fuentes podemos mencionar, la Fuente de La Jarilla (cuyas aguas son las más apreciadas por los habitantes para el consumo), la Fuente del Baño (manantial que surte al Balneario), la Fuente de Huerto Moral o la Fuente de la Huerta de “La Joruga”. Todas estas fuentes hacen de Alange uno de los pueblos más ricos en aguas no cloradas en Extremadura.

Deporte y Naturaleza SostenibleLos Ríos. El término municipal, está rodeado de ríos que ofrecen sus aguas al embalse, como el Matachel (afluente del Guadiana), el San Juan, el Palomillas, el Valdemedel, y el Bonhabal, todos ellos, a su vez, afluentes del Matachel.

El Embalse. Es la construcción más moderna que se ha realizado en Alange. Se encuentra situado al oeste del pueblo, con una Superficie de embalse de 50 Km2 y una capacidad de 852 hectómetros cúbicos. Recoge agua de los ríos antes mencionados, destinadas a riego, abastecimiento y energía eléctrica.

El embalse permite el uso recreativo y turístico de su hidrografía, abriendo un amplio abanico de posibilidades para la realización de deportes de aventura y acuáticos a los visitantes que quieran experimentar nuevas sensaciones en un entorno natural privilegiado.

La Piedra (“Los Canchos”). Se conoce con el vocablo de “cancho” a unos promontorios rocosos que salpican el término municipal creando unos paisajes poco comunes, de tal modo que pasan a ser una seña de identidad o símbolo de la localidad. Entre los más característicos podemos nombrar: la Picota, los Canchos de los Toros, los Canchos de los Enamorados o la Piedra de la Loba y la Pata del Buey, una plataforma rocosa, acondicionada como jardín y mirador del embalse, situado al sur de la localidad en una zona medioambiental especialmente protegida.

cancho-alange

Flora. Alange debido a sus condiciones climáticas y a su entorno natural posee una enorme riqueza botánica. Dentro de su importante diversidad, podemos citar varias especies de orquídeas, una de ellas endémica de Extremadura y que mantiene en Alange su mayor población mundial, lirios, el Majuelo, el Madroño y la Cornicabra, el Acebuche y el Almez.

Fauna. La diversidad de hábitats del entorno de Alange, hace posible la existencia de una rica y variada fauna. De entre las especies más importantes podemos destacar:

Aves.- Entre las rapaces destacan: Águila Perdicera, Búho Real, Mochuelo, Aguilucho Cenizo. La cercanía inmediata del embalse, favorece de forma creciente la llegada de una nutrida comunidad de aves acuáticas (Ánade Real, Pato Cuchara, Cerceta Común, Cormorán Grande, Ansar Común, Garza Real, Martín Pescador…). En las dehesas circundantes y utilizando el embalse como dormidero, puede contemplarse una población invernante estable de Grulla Común. El medio urbano es habitado por cigüeñas blancas, lechuzas, vencejos, golondrinas, aviones comunes, etc.

Mamíferos.- Es preciso resaltar dentro de este grupo a las especies carnívoras, como la Gineta, el Gato Montés, el Tejón, el Zorro y la Nutria. Especialmente abundante en las manchas de matorral de las laderas de estas sierras es el Jabalí.

Reptiles y anfibios.- Los reptiles más comunes son: la Culebra Bastarda, de Herradura, de Escalera, Viperina, la Lagartija Colirroja, el Galápago Leproso y el Lagarto Ocelado. Entre los anfibios, se encuentran el Tritón Ibérico y Jaspeado, el Tritón Pigmeo no Jaspeado, el Gallipato, la Rana Verde, Ranita Meridional, Sapo de Espuelas, Sapo Corredor y Sapo Partero Ibérico.

Peces.- Mientras que en el embalse predominan las especies foráneas introducidas, como el lucio, el percasol o el black-bass, en los ríos y arroyos tributarios todavía pueden encontrarse peces autóctonos como el Barbo, la Boga, la Pardilla, la Colmilleja, etc.

Empresas dedicadas al turismo activo, ofrecen una gran cantidad de servicios para el público más aventurero: rutas por las sierras, escalada, windsurf, vela, pesca guiada, rutas ornitológicas… son algunas de las actividades que se desarrollan en un paraje virgen plagado de rutas de senderismo o mountain bike.