El lavadero es un espacio típico de la arquitectura popular, que se surte del agua del manantial del Balneario y donde lavaban las ropas todas las mujeres de la localidad. Data de principios del siglo XX, y todavía hoy sigue siendo utilizado por algunas vecinas del pueblo.