Se trata del festejo más tradicional del invierno en Alange, celebrándose diversos actos religiosos y culturales a lo largo de los primeros días de febrero.

El día 2 de febrero, festividad de la Purificación o de la Presentación del Señor, la Virgen de las Candelas es vestida con sus mejores galas para recibir a los nuevos alangeños y alangeñas, niños y niñas bautizados durante el año anterior y que son presentados ante la imagen junto a la luz de las velas que portan sus padres o padrinos, tal y como manda la tradición cristiana. Acto que va acompañado de una procesión entorno al templo parroquial de Ntra. Sra. de los Milagros y una solemne función eucarística.

A la fiesta de Las Candelas ha estado siempre muy arraigada a la repostería casera y tradicional de la localidad. Desde 1981 lleva celebrándose, acto seguido a la función religiosa, una Exposición de Dulces Típicos, realizados y donados por los vecinos de pueblo y cuya venta va destinada a beneficio de la Parroquia. Bandejas repletas de roscas de bolsillo, perrunillas, gañotes y retorcidos, flores, bollos de chicharrón, roscas borrachas, mangas de gitana, hornazos y las tan apreciadas roscas de piñonate, siendo este último el dulce por excelencia de la población.

Las Candelas en Alange también son hoguera y convivencia entre vecinos y visitantes. Cuando cae la noche, el Ayuntamiento prende una gran fogata en La Explanada, entorno a la cual los grupos de vecinos, amigos o parientes elaboran las tradicionales migas extremeñas en caldero y al fuego de la hoguera. Migas que son acompañadas de sardinas, chorizo y vino, y que son ofrecidas a todo aquel que las desee degustar.
El día 3 de febrero, onomástica de San Blas, los actos religiosos se trasladan a la Ermita de San Bartolomé, lugar donde el Santo está presente durante la celebración de la eucaristía y ante el cual se bendicen los cordones que confeccionan las socias de la Asociación de Mujeres “La Laguna” para honrar al Santo protector de las enfermedades de garganta.

En los últimos años, la celebración de esta fiesta está acompañada de actividades realizadas por diversas asociaciones locales que se reparten a lo largo de varios días. Entre las actividades abiertas a todos los vecinos y visitantes se encuentran las organizadas por la Asociación Senderista y Cultural “Pata del Buey”. Un recorrido urbano, denominado “Paseo del Agua”, muestra al caminante todos los lugares relacionados con el preciado líquido dentro de la propia población, una de las más ricas en aguas no cloradas de Extremadura; la representación de lavanderas recreando el siglo pasado en el lavadero y una chocolatada acompañada de repostería casera o de churros sirve para recordar las antiguas convivencias entre vecinos que se celebraran durante estas fechas en aquellas, ya desaparecidas, Eras del Río Palomillas, hoy día bajo las aguas del Embalse de Alange.

José María Benítez Carroza. Presidente de la Asociación Senderista y Cultural “Pata del Buey”.