Constituyen el monumento más relevante y conocido de Alange. Aunque probablemente su origen es anterior, sabemos que ya existían en la época de Trajano y Adriano, siglo III. Son Termas de tipo medicinal, aprovechando las propiedades curativas de las aguas y se encuentran ubicadas en el sector más bajo del pueblo, al pie del Cerro de la Mesilla.

En los años 30 fueron declaradas por el gobierno Monumento Nacional. Y en  1993 son declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

La construcción romana es un edificio rectangular en el que se alojan dos cámaras idénticas circulares, destinadas una para cada sexo, a las que se accede por una inclinada escalera de piedra. En el centro de las cámaras están las piscinas, también circulares. Dichas cámaras se cierran en el techo por dos bóvedas semiesféricas con claraboyas en el centro.

Después de pasar varios siglos en abandono tras la ocupación romana, y sin la existencia de datos que prueben su utilización por parte de los árabes, la instalación termal se restituye para uso público hacia finales del siglo XVIII, aunque es a comienzos del siglo XIX cuando se inician las reformas y se construye el edificio actual. Por tanto, la construcción de El Balneario, tiene partes de época romana, partes del 1820 y otras del 1860, aparte de las reformas posteriores.