Jesús Sánchez Adalid, embajador de la Entidad Mixta de Gestión Turística de Alange, publica su libro número 15, “Treinta doblones de oro”.

“En pleno siglo XVII, la esplendorosa Sevilla languidece al perder su monopolio de los negocios de ultramar, como consecuencia de las nuevas leyes de la Contratación, que benefician a Cádiz. En un noble caserón, el joven Cayetano sirve como contable de don Manuel de Paredes, cuando se recibe una fatal noticia: el navío Jesús Nazareno se ha hundido por un temporal; la preciada carga se ha perdido en el fondo del mar, naufragando las últimas esperanzas de salir de la ruina de don Manuel, su esposa y su servidumbre, que habían invertido todos sus bienes en la empresa. La casa y las pertenencias familiares están hipotecadas y se presenta un porvenir incierto… No obstante, se enciende una luz de esperanza gracias a unas propiedades heredadas en las Islas Canarias. Hay pues que viajar allá y afrontar peligros y adversidades…”

Con esta premisa y de la mano de Ediciones B, Sánchez Adalid atrapa al lector en su décimo quinta novela contando con un acertado tono aventurero e impregnando cada página de vitalidad y humor que nos hacen devorar capítulo tras capítulo sin descanso, queriendo saber más de su protagonista, sus temores y esperanza.

Premio Fernando Lara de Novela en 2007 por “El alma de la ciudad” y natural de Villanueva de la Serena (Badajoz), Jesús Sánchez Adalid se licenció en Derecho por la Universidad de Extremadura realizando el doctorado en la Universidad Complutense de Madrid. Tras ejercer de juez durante dos años, decidió estudiar Filosofía y Teología. Licenciado también en Derecho Canónico por la Universidad Pontificia de Salamanca, obtuvo en 2012 el Premio de Novela Histórica Alfonso X El Sabio por “Alcazaba” y, un año después, el Premio Internacional de Novela Histórica de Zaragoza por la calidad en conjunto de su obra.

Colaborador habitual de RNE, Adalid nos brinda ahora una novela llena de pasión en una España en decadencia que ningún fiel lector querrá seguro perderse.