Aparte del gran atractivo histórico-cultural, etnográfico, natural y deportivo de Alange, podemos encontrar en él un marco incomparable para los amantes de la fotografía. En este artículo os dejamos algunos de esos lugares que no hay que dejar de visitar para llevarse una fotografía para el recuerdo de vuestra estancia en nuestra localidad.

En primer lugar, os proponemos comenzar por la ruta que sube hasta lo alto del Cerro de la Culebra, donde se encuentran los restos de la fortaleza árabe que desde allí dominó durante siglos Mérida y sus alrededores. En vuestro ascenso, podréis realizar fotos a los restos arqueológicos, así como a los impresionantes paisajes, pero lo mejor está por llegar, ya que en la cima tenéis unas vistas panorámicas irrepetibles y que quedarán guardadas en vuestra retina y cómo no, en vuestra cámara.

No sólo nos vamos a quedar con las vistas desde el Castillo, Alange cuenta con numerosos miradores naturales tanto dentro del casco urbano como en los alrededores. Uno de ellos, lo localizamos en el Cerro Perdiguero, al cual accederemos desde la playita siguiendo la antigua carretera que llevaba hasta Palomas. Una de las pocas cosas buenas que nos deja la falta de lluvia es poder ir a este lugar, ya que sólo es accesible cuando el embalse baja y se queda descubierta la carretera, por eso, merece la pena aprovechar el momento y cruzar al otro lado para disfrutar de este entorno.

Para los que unen el placer de la fotografía con la ornitología y la flora, Alange también es el lugar idóneo. Cualquier estación del año es buena, pero es Otoño la que nos permite fotografiar las grullas entre un numeroso grupo de aves, así como setas, narcisos y lirios otoñales entre otras especies. (2 fotos).

 

A lo que hay que sumar nuestras rutas de senderismo, donde a la vez que practicamos deporte, disfrutamos de un turismo natural y responsable donde podemos capturar hermosas imágenes desde la ruta de la Jabata (RUTA) o ruta del cerro Alajón (RUTA)

 

 

Por supuesto, no podemos dejar pasar la oportunidad de visitar las termas romanas, declaradas Patrimonio de la Humanidad desde 1993, que, aunque se encuentren cerradas por la situación sanitaria que atravesamos se pueden visitar durante los fines de semana. En ellas aparte de fotografiar nuestro recurso más importante también podemos capturar otras estancias como las piscinas de media luna construidas en el SXIX en el sitio donde brota el manantial o algunas de las duchas que hacen las delicias de aquellos que nos visitan, también datadas en el S.XIX.

 

 

Y terminamos dando un paseo hacia la fuente de la Jarilla para continuar por el camino que nos lleva hasta la carretera que nos lleva a la localidad vecina de la La Zarza,  desde el cual podemos recrearnos con la panorámica que desde allí ofrece nuestro pueblo y sus alrededores.

Esperamos que con estas sugerencias que os proponemos y con otros muchos lugares que vosotros mismos descubriréis visitando nuestra localidad, regreséis a vuestros destinos de origen con la cámara y/o móvil llenos de fotografías para el recuerdo y  mostrar a vuestros familiares o amigos.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación: * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.