Para esta ocasión os proponemos un recorrido por los lugares históricos de nuestra localidad.

Alange es un lugar rico en patrimonio donde nos encontramos un legado de diversas épocas históricas; podemos pasear por la edad del bronce, disfrutar como los romanos tomando sus baños en sus espectaculares termas, imaginar a los musulmanes montados a caballo por los estrechos senderos de su fortaleza o pensar como a principios del S.XVI, Alange comenzó a surgir en torno a su Iglesia.

Empezamos nuestro recorrido histórico por los restos del granero de la Edad del Bronce que podemos encontrar en el paseo del bañista (enlace a la ruta) muy cerca de la presa. Los restos de este edificio están fechados en el 3360 a. C con unas medidas de 19 por 6 metros.

Aunque ya os lo hemos contado en los anteriores artículos, a pesar de que el Balneario se encuentra cerrado por la situación sanitaria, podemos disfrutar de un recorrido por su historia gracias a las visitas guiadas que se realizan todos los fines de semana a través de la Oficina de Turismo.

En él podemos pasear por instalaciones del S.III como son sus termas, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1993 junto con el conjunto arqueológico de Mérida. Pero también se pueden ver piscinas y galerías construidas a principios del S.XIX.

Por los restos de la fortaleza árabe construida en el S.IX, podemos imaginar del asedió que sufrió la fortaleza durante meses cuando Ibn Marwan se levantó contra las tropas del Emir de Córdoba.

Del S.XVI podemos disfrutar de la fachada original de la Casa de la Encomienda, trasladada a la localidad una vez abandonado el castillo. De este siglo también destaca la Iglesia Parroquial que casualmente también coincide el final de su construcción con el abandono del castillo.

La Casa de la Encomienda actualmente es un edificio privado pero en su exterior se puede ver el escudo de uno de los comendadores y los sillares que conformaban la puerta.

La Iglesia Parroquial está construida en mampostería y ladrillo, de nave única con una torre de planta cuadrada, decorada con azulejos de la época. Esta declarada Monumento de Interés Histórico Artístico. Actualmente solo abre en horario de culto.

Otro de los edificios relevantes en la historia de nuestro pueblo, ese es la ermita de San Bartolomé, construida posiblemente sobre los restos de un templo romano y una basílica visigoda. En su interior se conservan un arco de herradura del S.XIII y otro arco apuntado decorado con impostas de mármol blanco con figuras naturales, posiblemente de época visigoda.

Ermita de San Bartolomé

Recientemente y tras una limpieza de cauce del río donde se encuentra situado, podemos disfrutar de uno de los molinos harineros que se encuentran dispersos por el cauce del río. No sabemos la fecha exacta de su construcción, pero hay registros que nos indican que ya existía allá por el siglo XVIII.

Desde esta zona podemos disfrutar de unas vistas impresionantes de la presa del embalse y de la fortaleza. Para visitar este lugar recomendamos extremar la precaución debido a la cercanía con la carretera y a la presa, y es que, en periodos de desembalse, el río recupera su cauce habitual.

Y para terminar este artículo no podemos dejar de mencionar la arquitectura popular de nuestra localidad y algunas de su casa más antiguas, construidas a mediados del S.XIX. Algunos de ellas milagrosamente conservan sus cañerías.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación: * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.