La práctica del senderismo en entorno natural es beneficioso para nuestra salud, cuerpo y mente.

De todos es sabido que hacer deporte es sano, nos mantiene activos y mejora nuestro humor pero, si además de realizar cualquier práctica deportiva, lo hacemos acompañados de amigos y en plena naturaleza, sus efectos positivos se multiplican.

El senderismo, o lo que coloquialmente llamamos “salir a andar”, es apto para todos los públicos independientemente de su edad y sexo y lo único que se necesita es un buen par de zapatillas deportivas y ropa cómoda. Gracias a eso y a escoger una ruta agradable, nuestro cuerpo entra en contacto con la naturaleza, aumentamos la capacidad pulmonar, tonificamos los músculos y hasta mejoramos la concentración. No es necesario realizar un gran esfuerzo; para hacer senderismo basta con tener ganas de caminar y disfrutar del paisaje que nos rodea, aquí no se trata de subir empinadas laderas o marcarse una larga distancia para superar una meta por lo que, a la hora de iniciarnos en esta práctica, es importante tomárnoslo con tranquilidad. El agua y los frutos secos en las cantidades adecuadas nos aportarán energía, así que es interesante siempre tenerlos a mano.

BENEFICIOS.-

  • El senderismo combate el sobrepeso. Se estima que, andando a un ritmo de 6 kilómetros por hora, podemos llegar a quemar 110 calorías.
  • Practicado de manera frecuente alarga la esperanza de vida y aumenta la resistencia.
  • Al ser un ejercicio aeróbico con el que activamos la circulación, es beneficioso a la hora de reducir el riesgo de hipertensión y enfermedades coronarias.
  • Caminando liberamos tensiones por lo que, realizar senderismo, es positivo para aliviar dolores de espalda.
  • Obviamente, al estar rodeados de naturaleza como es el entorno de Alange, purificamos nuestros pulmones respirando un aire limpio.
  • Al encontrarnos lejos de la ciudad, relacionada generalmente con alguna actividad laboral, mejora nuestra salud mental. No hay ruidos de motores, bocinas de coches o gente hablando por su teléfono móvil en cada esquina por lo tanto nuestro nivel de estrés baja considerablemente.
  • Socializar. Bien sea con amigos, tu familia o en pareja, el senderismo es una actividad que invita a ser más social y compartirlo con los demás por lo que, además de tus conocidos, existen numeroso clubes y asociaciones que promueven esta práctica como la A.S.C. Pata del Buey de Alange.

Por todo lo explicado con anterioridad, acabamos por ser unas personas más alegres, optimistas y sentirnos mejor con nosotros mismos ya que, al estar realizando un deporte, nuestro organismo genera endorfinas las cuales son esenciales para producir sensación de bienestar.

Para terminar, algunas recomendaciones básicas.

  • Es muy importante respetar la naturaleza tanto por sí misma como por los siguientes senderistas que se animen a realizar nuestra ruta; encontrar basuras, además de ser contaminante, es algo desagradable.
  • Comprueba el estado del clima antes de lanzarte al camino. De nada sirve salir con muchas ganas si amenaza lluvia y se nos estropea el plan.
  • Si encuentras un manantial a tu paso, es imprescindible que tenga un letrero que señalice que sus aguas son potables; de no ser así no es aconsejable que bebas de él.

Ya sabéis, invitados quedáis a acompañarnos por los parajes de Alange un fin de semana y descubrir juntos la cantidad de beneficios que nos reporta el salir a hacer senderismo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación: * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.