Ya hemos tenido ocasión en esta vuestra web de hablar a lo largo de diferentes artículos sobre la riqueza natural que posee Alange, su apacible entorno y su más que interesante patrimonio histórico. Hoy queremos ahondar brevemente en su gastronomía, fiestas populares y las múltiples actividades que, de la mano de todos los que forman esta cautivadora localidad, se brinda a sus visitantes.

Medio Ambiente y Naturaleza

Como bien es sabido, si existe un claro protagonista en la naturaleza que envuelve a Alange esa es el agua. El impresionante embalse de 852 hectómetros cúbicos, los ríos Matachel, Valdemel, Palomillas, San Juan y Bonhabal, fuentes como la de La Jarilla, Fuente del Baño o Fuente de La Huerta de La Joruga, entre otros, forman junto a sus pozos y manantiales un excelente conglomerado de parajes que descubrir y explorar.

Todo lo referido repercute así en la comarca pudiendo encontrar una interesante variedad de flora como el madroño, el majuelo, el acebuche o diferentes especies de lírios y orquídeas que hacen las delicias del paseante.

Gracias a la riqueza botánica de Alange y a sus condiciones climáticas, podemos deleitarnos así mismo con su dispar fauna. Mamíferos como el tejón, la gineta o el gato montés; aves como el búho real, el aguilucho cenizo, el ánade real o la grulla común; reptiles como la lagarta colirroja y el lagarto ocelado; anfibios como el sapo partero ibérico, el gallipato o el tritón ibérico; peces como el barbo, el lucio y la pardilla. Todos ellos, como decíamos, hacen de nuestra comarca una de las más ricas en hábitat a nivel nacional sin olvidarnos nunca del jabalí, el águila perdicera, el barbo, la culebra bastarda o nuestros siempre inconfundibles vencejos.

Una característica más en la naturaleza que moldea Alange son sus canchos. Los “canchos” son unos promontorios rocosos considerados seña de identidad de la localidad estando, entre los más conocidos los Canchos de los Toros, los Canchos de los Enamorados, la Picota y la Pata del Buey.

Presa de Alange

Uno de los puntos destacables de la comarca, gracias  sus ríos y su presa, se encuentra en sus recursos hidráulicos. Un paraíso en la tierra donde disfrutar de la fauna que le rodea así como de los diferentes usos turísticos para su embalse el cual, cuando se encuentra en su nivel máximo, posee una superficie de 50 kilómetros cuadrados y un volumen de 852 hectómetros cúbicos.

Gastronomía

Platos tradicionales de toda Extremadura deleitan el paladar del visitante de Alange. Revuelto de espárragos trigueros, caracoles, migas y caldereta son, entre otros muchos manjares, algunos de los platos más característicos de la localidad. En cuanto a la repostería casera alangeña, productos como las roscas de piñonate, las flores o los gañotes se tercian suculentos para tomar a cualquier hora del día.

Fiestas Populares

Entre las festividades más conocidas que se celebran a lo largo del año en Alange, destacan con gran importancia las detalladas a continuación:

Fiesta de la Candelaria y San Blas: febrero.
Semana Santa (Cofradía de Nuesto Padre Jesús Nazareno, Cofradía de La Dolorosa y Cofradía del Cristo de los Remedios).
Fiesta de la Exaltación de la Cruz: mayo.
Romería de San Isidro Labrador: mayo.
Recreación Histórica de los Festejos en Honor a San Bartolomé: agosto.
Feria de La Milagrosa: septiembre.

Ocio y Tiempo Libre

Alange cuenta con una amplia oferta de actividades deportivas de todo tipo que hacen las delicias de quienes deciden acercarse a disfrutarlas. Piscina municipal, pistas polideportivas, un campo de fútbol de césped y otro de tierra… la importancia del deporte en la comarca es tal que se puede disfrutar también de escalada libre, bicicleta de montaña, senderismo, piragüismo, windsurf o vela en su famoso embalse.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación: * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.